fbpx

Una disminución en la jornada laboral es un paso importante para que las condiciones laborales y la calidad de vida de las personas mejoren.

El gran debate que abre el reducir la jornada laboral a 40 horas semanales se ha centrado en los costos que traerá para la empresa y cómo afectará los indicadores de actividad económica. Por otro lado está el bienestar y la mejor calidad de vida un punto importante que no debe quedar de lado de la discusión.

En el presente las personas están sumergidas en una vida rutinaria y monótona: cumpliendo siempre con los mismo hábitos, levantarse temprano, llegar al trabajo, salir tarde, regresar a casa para terminar los labores domésticos, finalmente ir a dormir para el siguiente día hacer lo mismo. Es así como la mayor cantidad de horas del día se depositan en el trabajo, dejando muy poco para tiempo para las demás responsabilidades, ya sea pasar tiempo con la familia, hacer algún deporte o simplemente cumplir con las tareas de un hogar.

Algunos estudios.  

Hace 80 años los puestos de trabajo estaban ocupados por hombre fue entonces cuando la OIT estableció una jornada laboral de 48 horas semanales como límite, debido a que las largas horas de trabajo provocan daños a la salud. Comenzando a incluirse la mujer en la fuerza laboral, acercándose al 50% de participación y donde la mitad de los adultos ocupados mantienen un trabajo y bajo su responsabilidad el cuidado de niños o personas de la tercera edad. A pesar de esto, aún existe desigualdad de género en esta materia, de acuerdo a la Encuesta de Trabajo y Calidad de Vida, solo el 2% de los hombres tienen a cargo a una persona, siendo este el único cuidado, mientras que las mujeres ocupan el 18%. Existe evidencia que da como resultado que las largas horas de trabajo y además estar ocupado en tareas domésticas y a cargo de alguien más la persona se debe enfrentar a una trade-off entre salud y trabajo.

Es así como en otros países las jornada laboral es de solo 40 horas semanales. Dentro de la OCDE, Chile es uno de los países que presenta una de las jornadas laborales más extensas, sumando 1.987 horas de trabajo al año, mientras que el promedio de la OCDE es de 1.766 horas y aun así Chile es el segundo país menos productivo de la OCDE, siendo el quinto país con más horas de trabajo.

El país presenta una organización donde las horas de trabajos son extensas y la producción es menor, además de mantener un horario acotado para la recreación y la vida familiar, provocando en los trabajadores problemas de salud mental y física.

Conforme con la Encuesta de Empleo, Trabajo, Salud y Calidad de vida (ENETS) un 20% de los trabajadores durante su jornada laboral piensa en las tareas domésticas o familiares, otro 25% nunca toma vacaciones, un 35% de los trabajadores casi nunca puede tomar un día libre por motivos familiares sin problemas, un 20% tiene problemas para disfrutar sus días libre por problemas en el trabajo y un 14% está obligado a trabajar más horas de las que corresponden. También se resalta que un 41% de los encuestados finaliza muy cansado su jornada que solo quiere descansar.

El orden de las jornadas laborales repercute en la salud física y  mental de los trabajadores; conciliando el trabajo, la vida personal y los sueldos.

Según la OCDE un 20% de la población presenta desórdenes mentales y problemas de salud, un 62% dice que ya no tiene interés en hacer actividades que les gusta o vida familiar, debido a toda la presión laboral, sumando una cifra importante donde el 21% dice que el trabajo le provoca un estado de tensión permanente y hasta un 50% los que dicen que la tensión es de forma intermitente.

Las consecuencias de un mala salud mental repercute en una deficiencia en el trabajo, ausencias por enfermedad y una baja participación laboral, siendo un alto costo económico para la sociedad. Existe un estimado que este gasto provocado por la mala salud mental y sus consecuencia alcanza el 3 – 4% del PIB  de los países.

Beneficios que trae una jornada laboral más acotada.

Disminuirían los ausentismos y licencias por enfermedad, debido a que las personas tendrían más tiempo para ejercer otras actividades, mejorando la salud, reduciendo el estrés y una mejor satisfacción laboral. Esto traería beneficios para la empresa ahorrando costos, una mejor fuerza de trabajadores motivados y menor rotación de empleados.

La reducción de la jornada laboral trae consigo un paso importante para la equidad de género, reduce las exigencias de las mujeres y apunta a que el trabajo remunerado y no remunerado se divida de manera equitativa entre hombres y mujeres.

Existe una mayor satisfacción laboral, mejor rendimiento, menos gastos fiscales en la salud, mejor relación entre vida familiar y trabajo.

10 ventajas según la ciencia.

1. Mayor productividad; los trabajadores optimizan mejor su tiempo.

2. Descensos en los niveles de estrés; se demostró que trabajar 6 u 8 horas diarias mejora el bienestar de las personas, especialmente su salud y consideran el ambiente laboral más ameno y saludable.

3. Mayor bienestar general de los trabajadores; se estima que las personas logran estar más felices tanto dentro del trabajo como fuera.

4. Menores ausencias; trabajar menos diarias repercute en menos enfermedades, por tanto menos ausencias. El estrés laboral es el mayor motivo de ausencias.

5. Reduce el «presentismo» laboral; es decir, el trabajador deja de estar horas en su puesto laboral sin hacer nada dejando pasar las horas.

6. Mayor conciliación laboral y familiar; el estar menos horas en una jornada laboral provoca que la persona logre estar más tiempo en familia y realizar otras actividades, ya que el tener menos tiempo en el trabajo maximiza la capacidad de la persona en sus tareas laborales.

7. Menor desempleo; reducir el horario laboral de un trabajador da espacio para la contratación de otro.

8. Mayor tiempo para capacitaciones y formación; preparar a los trabajadores en un entorno laboral cada vez más competitivo. Con menos horas laborales existe la posibilidad de capacitar y formar al equipo.

9. Clientes más felices; no solo se beneficia el trabajador y la empresa, si no que el cliente percibe una mejor disposición y calidad en la entrega del servicio.

10. Menor contaminación; se ha demostrado que los países que trabajan menos horas tienen un menor impacto ambiental.

Author

Write A Comment