fbpx

Finlandia es un país reconocido a nivel mundial por la efectividad de sus políticas públicas y sociales, sobre todo por la excelencia de su modelo educativo. Pero estos cambios fueron después de vivir bajo la pobreza por muchos años, iniciando este milagro en los años 70 y tomando más fuerza en los 90.

¿Cómo lo lograron?

Igualdad de oportunidades.

Finlandia de pasar a tener un sistema escolar mediocre, pasó a tener uno de los más aplaudidos y con mejores resultados, siendo su principal enfoque educar a todos para en el futuro tener profesionales de excelencia que aporten en la economía del país.

El principal ejemplo de igualdad y educación es la escuela Viikki, uno de los establecimientos educacionales más importantes de la capital finlandesa, Helsinki. En este recinto como en todos los colegios del país podemos encontrar al hijo de un empresario junto al hijo de un obrero aprendiendo y desarrollándose de la misma manera.

Además cuentan con alimentación gratuita, con minutas saludables y abundantes para cada alumno, también tienen servicio médico y odontológico para los 940 estudiantes, sin ningún costo.

El material escolar también es totalmente gratuito. Existe un equipo de pedagogos y psicólogos que se encargan de estudiar las capacidades del niño para identificar problemas como dislexia y poder proporcionar un mejor acompañamiento en el aprendizaje. Sumando que no existen las matrículas.

Participación social.

En los años 90 Finlandia creó una nueva revolución de la enseñanza.

Fue así como se reunieron profesores, políticos, padres y diversos sectores de las sociedad y participaron en conjunto para crear dos nuevos y revolucionarios modelos educativos en el país, rechazando por completo el patrón convencional que es usado por el mundo entero.

Esta transformación entregó resultados a finales de los años 90, convirtiéndose en líderes mundiales en matemática, ciencia e interpretación.

De acuerdo a los primero resultados del Programa Internacional de Evaluación a Alumnos (PISA) en el año 2001, Finlandia se puso en la cima del ranking mundial, permaneciendo hasta el día de hoy entre los más destacados.

Es importante resaltar que la gran inversión a la educación finlandesa es para tener un mejor desarrollo económico y poder erradicar la pobreza.

Igualdad desde el nacimiento.

Una de las exitosas políticas sociales del país es el Kit de maternidad que constan con 50 artículos básicos para el bebé, el principal objetivo de este beneficio es entregar un comienzo a la vida igual para todos, sin importar la clase social.

A esto se le suma también el permiso a la madre de 105 hábiles cuando nace el bebé, mientras que el padre recibe 54 días. Esto traducido a que los niños tienen el primer año de vida toda la atención de sus padres.

Luego de cumplir este periodo, se le otorga un permiso especial a uno de los padres para que permanezca en casa con el niño y por esto recibe un apoyo de 450 euros al mes, lo más importante que el padre que optó por este beneficio puede volver a su trabajo cuando ya el menor haya cumplido los 3 años de edad. No es una obligación que uno de los padres se quede en casa y puede elegir volver a su empleo habitual con un horario laboral adecuado a sus necesidades y además obtiene un apoyo parcial del Estado.

El Estado también ofrece una red de guarderías especializadas y subsidiadas para el cuidado de los niños y por ley todos los niños de 0 a 6 años tienen un lugar en la guardería por derecho, estas tienen costos dependiendo la renta de los padres y para las familias con menos ingresos son completamente gratuitas.

Siempre gratis.

Al momento de cumplir 6 años todos los escolares tienen el derecho de pertenecer a la educación preescolar de manera gratuita con el objetivo de proporcionar las habilidades y conocimientos básicos que necesitan para ingresar a la vida escolar.

La educación universitaria y centros técnicos y profesionales también son gratuitos otorgando la misma posibilidad de acceso a todos. Es decir la educación en Finlandia desde el preescolar hasta el doctorado es totalmente gratuita.

El éxito en Finlandia se debe a la unión de las políticas públicas con las políticas sociales.

«Las sociedades igualitarias tienen ciudadanos con el grado de educación más elevado, raros casos de evasión escolar, menores tasas de obesidad, mejores indicadores de salud mental e índices más reducidos de embarazos adolescentes, en relación con los países en los que la brecha entre ricos y pobres es mayor», resalta el educador finlandés Sahberg.

Author

Write A Comment