fbpx

“Las escuelas no son lugares neutrales y consiguientemente tampoco los profesores pueden aportar una postura neutral, si los profesores han de educar a los estudiantes para ser ciudadanos activos y críticos, deberán convertirse ellos mismos en intelectuales transformativos” (Giroux, 1990).

La Formación Cívica está enfocada en el traspaso de conocimientos básicos de acuerdo a la vida republicana, el Estado de Derecho, el gobierno y sus instituciones.

Actualmente se modificó a “Formación Ciudadana” con una visión más alta donde no solo se desarrollan los conocimientos del sistema de gobierno y la historia de un país, también tiene el objetivo de fomentar las habilidades y actitudes para formar un ciudadano competente y tenga una participación cívica informada, crítica y constructiva.

Desde que se dejó de impartir en 1997, la educación cívica volverá a las aulas a ser parte obligatoria; de 1º a 6º básico como Historia, Geografía y Formación Ciudadana, de 7º básico a 2º medio está integrado en Historia, Geografía y Ciencias sociales y en 3º y 4º medio es una asignatura con el nombre de Formación Ciudadana. La ausencia de esta durante años trajo como consecuencia ciudadanos poco activos y participativos, especialmente en los jóvenes chilenos en el marco de las evaluaciones internacionales comparadas.

Es así como en el escenario actual se hace tan imprescindible impulsar esta iniciativa para motivar a la Formación Cívica y fomentar la competencias ciudadanas para que en el presente y futuro se fortalezca el sistema democrático y convivencia social.

“La urgencia de fortalecer la formación cívica en nuestro sistema escolar, con el fin de alcanzar resultados en conocimiento cívico que se acerquen a la media internacional”, dijo Carlos Henríquez, Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación.

Según un estudio de Estudio Internacional de Educación Cívica y Formación Ciudadana “la mitad de los jóvenes declara no creer en el gobierno ni en otras instituciones” una baja que viene presentándose desde el 2009.

Por esta razón cada establecimiento educacional deberá diseñar un Plan de Formación Ciudadana, incluyendo espacios donde se puedan implementar de forma eficaz en cada asignatura, creando instancias de debates y conversación donde el alumnado pueda participar generando y formando una opinión, siendo necesario plantear entre los estudiantes instancias de discusión sobre temas de actualidad, incentivarlos a conversar con personas que tengan diferentes pensamientos y posturas y aplicar temas desde diferentes puntos de vista.

De esta manera es importante reforzar la formación de cada profesor. Ya que en un estudio cualitativo realizado por la Agencia de Calidad de la Educación se estimó que los docentes se siente poco preparados para impartir estas clases, además de existir grandes diferencias entre un establecimiento educacional y otro, debido a que principalmente se trabaja desde un punto histórico.

De este modo se debe entender que el desafío de implementar la formación cívica no solo se debe reducir a espacios escolares ya que cada día se demuestra más que el descontento de los estudiantes no difiera de la opinión pública en general.

Author

Write A Comment