fbpx

La moda es la segunda industria más contaminante del mundo. La superproducción y el gran consumo de agua, sumando la mano de obra barata en países en desarrollo son por nombrar algunas de los elementos negativos que la componen. Es por eso que se necesita hacer un cambio en esta área y se esta tomando conciencia ambiental. Es por eso que la industria de la moda pretende innovar y disminuir su huella de carbono utilizando recursos más sostenibles.

Una de las alternativas es utilizar cuero que proviene de las hojas de palma. Tjeerd Veenhover, diseñador Holandés a creado alfombras con los recursos que entrega la hoja de palma, el mismo lo bautizó como cuero de palma, reemplazando a los criaderos de animales. Rescata la materia prima de los arboles que crecen de forma natural, teniendo una propuesta sostenible para el entorno.

Otra alternativa es Piñatex, que consiste en utilizar las hojas de la piña para reemplazar al cuero y otros materiales sintéticos. Sus atributos son la suavidad, flexibilidad y resistencia además que una vez procesado se puede teñir y modificar a otras texturas.

La única negativa de este material es su fabricación ya que requiere gran trabajo de mano de obra y la hace costosa.

También está la opción de las fibras de banana que se adquiere del tallo de la planta de plátano, produciendo una tela reciclable y biodegradable. Las fibras se pueden conseguir a través de técnicas químicas, mecánicas o biológicas pero el único sostenible para el medio ambiente es el método biológico.

Existe también la tela con cascaras de naranjas y que un su máximo estado de pureza es similar a la seda siendo muy cotizado por los diseñadores de alta gama. El nombre de esta innovación es Orange Fiber.

Esta lucha por disminuir los residuos fue un compromiso en el Acuerdo París de 2015, con el objetivos que la industria disminuya sus emisiones a cero para el 2050, es por eso que las grandes empresas se han tenido que embarcar en algunos desafíos, como; descarbonizar la producción, seleccionar materiales sostenibles o transportar con bajas emisiones, entre otras.

Las empresas que están dentro del acuerdo tienen un largo camino, para el 2030 la disminución de sus recursos debe ser de un 30%, instalando metas como trabajar con energías renovables.

“Este compromiso trata de unir a la industria de la moda en un trabajo en favor del clima que es sumamente importante, ya que nuestro sector tiene un alcance global y solo juntos podemos crear el cambio que se necesita con urgencia”, comentó el director general del grupo H&M, Karl-Johan Persson.

Author

Write A Comment